Contacto:

Asociacion de Mayores del Barrio de la Estrella
Calle Doctor Esquerdo nº 105
28007 Madrid

 

¿Quiere hacerse socio?

Si vive en nuestro entorno y desea formar parte de nuestra Asociación, utilice nuestro formulario de contacto indicándonos los nombres de un socio que le presente o si conoce a algún miembro de la Junta directiva. Igualmente, explíquenos también los motivos por los que quiere pertenecer a AMBE.

Asociación de Mayores del Barrio de la Estrella
            Asociación de Mayores delBarrio de la Estrella

2012 Junio --> marcha campestre

Valverde de los Arroyos y Umbralejo

Un rincón de Umbralejo (Guadalajara)

 

 

Valverde de los Arroyos y Umbralejo

 

Se había programado esta excursión para el día 6 de junio de 2012, y nos temíamos que como estábamos en la primavera, algún chubasco imprevisto nos la agüase; pero no, disfrutamos de un buen día climatológicamente hablando.

 

Iniciamos el recorrido con dirección a Guadalajara para desde allí enfilar el autobús hacia Tamajón, donde haríamos una breve parada técnica. Ya cuando íbamos por la campiña divisábamos a lo lejos la silueta hosca y ceñuda del Pico Ocejón que sobresalía del resto de montañas y al que íbamos a rodear para situarnos en su cara norte donde se encuentra el pequeño pueblecito de Valverde de los Arroyos.

 

Poco antes de llegar a Tamajón, recordamos que a la izquierda de la carretera, a unos 6 kilómetros aproximadamente, se encontraban las ruinas del Monasterio cisterciense de Bonaval, comenzado a construirse en el siglo XIII. Hicimos nuestra parada técnica prevista, quienes no habían desayunado lo hicieron con apetito y aquellos otros que ya lo habían hecho en casa no tuvieron inconveniente en repetirlo, además de que hubo viajeros que se acercaron a una panadería cercana para abastecerse de bollos, pastas y magdalenas hechas artesanalmente.

 

Seguimos nuestro camino dejando a nuestra izquierda la pomposamente llamada Pequeña Ciudad Encantada por las caprichosas formas que han desarrollado grandes piedras calcáreas, atravesamos (de lejos) la pequeña población de Almiruete y al poco nos salió un visitante a recibirnos: un pequeño zorrillo despistado cruzó la carretera y los que íbamos en el autobús pudimos observar sus ojos de susto. Pasado Palancares, (otro pequeño pueblo con población mínima) y admirando paisaje agreste no conocido con anterioridad por la mayor parte de los viajeros, llegamos a nuestro destino: Valverde de los Arroyos, uno de los pueblos negros del norte de la provincia de Guadalajara.

 

Iniciamos la marcha campestre a eso de las 11 de la mañana y si bien al principio parecía que iba a ser algo complicada porque debíamos remontar una pequeña subida, al poco tiempo todos los componentes del grupo estábamos dispuestos a seguir con ilusión para llegar a la base de la Chorrera de Despeñalagua con sus cascadas bien repletas del líquido elemento. Es cierto que el grupo se dividió en dos partes, según las fuerzas de cada uno de nosotros, pero todos llegamos bien, sin problemas ni caídas y con ganas de descansar contemplando el agua.

 

Regreso hacia el pueblo sin prisas, contemplación del horizonte, disfrute del sol y más aún de cualquier sombra que teníamos en el camino, antes de las 14 horas estábamos deambulando por las calles de Valverde admirando la arquitectura popular en pizarra de sus casas y de la Iglesia, tan bien conservada y después de haber tomado una cerveza fría o un refresco que nos vino muy bien.

 

Hora del almuerzo. Tras los entremeses de rigor que aplacaban cualquier apetito naciente, nos pusieron un buen plato de carne a la brasa a la que hicimos los honores correspondientes, aunque algunos (pocos) prefirieron mejor un bacalao a la vizcaína. Vino, agua (del lugar claro, que es tan buena como la embotellada), postre, café o infusión, un chupito de licor, una charla desenfadada entre unos y otros, y … a eso de las 16,30 h. o poco más nos encaminamos a Umbralejo, cercano a Valverde.

 

Éste es un pueblo que en la década de los sesenta del pasado siglo fue abandonado por sus habitantes y con posterioridad ha sido restaurado y se utiliza como aula temporal para estudiantes de secundaria. La verdad es que la restauración ha respetado la esencia del pueblo antiguo, como pudimos apreciar todos nosotros al deambular sin prisas por sus calles. Parecía que por allí no pasaba el tiempo.

 

Cuando nos cansamos de ver casas, calles y naturaleza, subimos de nuevo al autobús que nos llevó hacia Cogolludo, donde hicimos otra parada técnica y donde también pudimos admirar la fachada del Palacio de los Duques de Medinaceli. A continuación reemprendimos el camino y a eso de las 8 de la tarde ya estábamos en Madrid después de haber pasado un día en el campo, algo fatigados pero alegres.

 

Félix Serrano

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Asociacion de Mayores del Barrio de la Estrella

Página web creada con 1&1 IONOS Mi Web.