Contacto:

Asociacion de Mayores del Barrio de la Estrella
Calle Doctor Esquerdo nº 105
28007 Madrid

 

¿Quiere hacerse socio?

Si vive en nuestro entorno y desea formar parte de nuestra Asociación, utilice nuestro formulario de contacto indicándonos los nombres de un socio que le presente o si conoce a algún miembro de la Junta directiva. Igualmente, explíquenos también los motivos por los que quiere pertenecer a AMBE.

Asociación de Mayores del Barrio de la Estrella
            Asociación de Mayores delBarrio de la Estrella

ciudad rodrigo

En La Alberca

 

VIAJE A CIUDAD RODRIGO (13 a 15 de marzo de 2018)

 

 

 

            Iniciamos el viaje, como es habitual, frente el hotel Aire Colón, saliendo a las 8,15 horas. Nuestro conductor es Joaquín que como ya conoceis por otros viajes es un magnificio profesional y una persona que se desvive por hacernos los viajes mas cómodos.  Después de hacer la correspondiente parada “técnica” llegamos a buena hora a Salamanca, donde nos esperaba la guía, que por cierto resultó excelente.

           El autobús nos dejó al lado de la muralla, debajo de la casa Lis, hoy museo de Art Noveau y Modernismo. Un lugar con unas vistas estupendas, frente el puente romano sobre el Tormes del que quedan originales las quince arcadas mas cercanas a la ciudad, y desde donde se contemplaban el monumento al Lazarillo y el Ciego y la iglesia románica de Santiago. Allí la guía nos dió la primera explicación sobre la historia de Salamanca y sobre el color de la ciudad, con edificios de piedra dorada de Villamayor, que contiene hierro y que al oxidarse con los años da ese atractivo color al conjunto.

            Por la calle Tentetieso llegamos a las catedrales y nos explica sus torres, destacando la del Gallo de la Catedral Vieja, contándonos la historia de Mariquelo, vemos la puerta del Nacimiento y entramos a la Catedral Nueva o de la Asunción de la Virgen por la puerta de Ramos, frente al Colegio Anaya. Esta puerta que ha sido restaurada recientemente tiene como curiosidad un astronauta entre las nuevas figuras que la decoran.

            En esta Catedral Nueva la cúpula se cayó en el terremoto de Lisboa sin producir víctimas, y contiene un conjunto de capillas de gran valor artístico. En la girola, cuadrada, están las capillas de “la Señora de Salamanca” o Virgen de la Soledad realizada por Mariano Benlliure, la capilla del Cristo de las Batallas, copia del Cristo del Cid del siglo XI que antes estaba en la Catedral Vieja y  lo trasladaron aquí en el siglo XVIII, y la capilla de la Piedad de Luis Salvador Carmona. El coro, obra de Churriguera, elaborado en madera de nogal con preciosas tallas, rodeado por magníficas rejas  y los dos órganos, uno del siglo XVI y el otro del siglo XVIII, en perfecto estado, ocupan el centro de la nave. En los laterales de  la misma destaca la Capilla Dorada o de Todos los Santos, con 114 figuras de santos por sus muros y en donde se representa la muerte con una rana que simboliza la lujuria.

            Pasamos a la Catedral Vieja o de Santa María de la Sede, comenzada en 1102, románica de transición al gótico. Destaca el maravilloso altar mayor, con retablo de Florentino, con 53 tablas y la imagen de la patrona de la ciudad, la Virgen de la Vega. A su derecha varias tumbas góticas con  pinturas del siglo XIII y XIV y la puerta por la que entramos al claustro, lugar donde comenzó a funcionar la Universidad en 1218, y que por lo tanto en este año se celebra el 800 aniversario de su fundación. En él está la capilla de Santa Bárbara donde tenían lugar los exámenes de “grado de la Universidad” y se elegía y se proclamaba al rector. El aspirante a doctor debía pasar la noche anterior al examen repasando en esta capilla y para estar cómodo apoyaba  sus pies sobre los pies del sepulcro del obispo Lucio. De aquí viene la expresión “estar en capilla”. Si superaba al día siguiente el examen era sacado de la catedral por la puerta principal y se celebraba una fiesta, a su costa, en la que se toreaba un toro, pero sólo en el caso de los doctorados, y con su sangre y almagro se escribía en una pared el anagrama de Victor (victoria)  con el nombre del nuevo doctor. Si por el contrario el aspirante no superaba la prueba salía por la Puerta de Carros y se sometía a los improperios y burlas de los asistentes.

            Visitamos  la capilla de Talavera, también llamada del Salvador o del Rito Mozárabe; es la mas antigua de todas y en ella destaca su bóveda estrellada de estilo románico-mudejar. Allí está enterrado Rodrigo Arias Maldonado, natural de Talavera y de ahí el sobrenombre de la capilla.

            Y salimos de la catedral por la Puerta de Carros, para por las calles de la Latina y  Libreros, pasando por la Casa del Rector (hoy Museo de Unamuno), llegar a las Escuelas  Mayores para admirar su portada plateresca y, como no, buscar la famosa ranita. Seguimos al patio de las Escuelas Menores, con sus arcos mixtilíneos tipicos de Salamanca, y entramos a admirar “El Cielo de Salamanca” pinturas que estaban en la biblioteca de la Universidad o Escuelas Mayores.

            Seguimos a la Clerecía, universidad pontificia de los jesuitas,  y teniendo enfrente la Casa de las Conchas, hoy biblioteca, entramos en su patio y desde allí contemplamos las imponentes torres de la Clerecía. Y continuando por la esquina de los “tres coños” (las torres, las conchas y el frío) enfilamos la Rua Mayor llena de restaurantes, bares de tapas y locales de embutidos, para llegar a la maravillosa Plaza Mayor. La guía nos explica sus fases de construcción y puntos mas importantes, y nos encamina al restaurante D. Mauro donde  vamos a calmar la impaciencia de nuestros estomagos. Comemos estupendamente y después de una tranquila sobremesa nos dirigimos al autobús para salir a las 17 horas hacia Ciudad Rodrigo.

            El parador Enrique II de Trastamara no es accesible con autobús, por lo que desde el mismo vienen con una furgoneta para subir las maletas y nosotros damos un agradable paseo hasta él, cruzando el pueblo y su bonita Plaza Mayor.

            Después del reparto de habitaciones una guía del parador nos enseña y explica su historia  y compartimos la invitación a un vino antes de la cena. En su exposición  nos cuenta que 2000 años antes existía allí la población de Mirobriga, de ahí el gentilicio de mirobrigenses (también les llaman farinatos por el embutido original de la ciudad) y que la ciudad actual la fundó el conde Rodrigo González Girón en 1150 y de ahí su nombre. Visitamos los jardines desde donde se divisa hasta Portugal, la sierra de Gata y de Francia, asomándonos al río Agueda y a sus dos puentes y admiramos la puerta de entrada de sillería con interesante matacán. En el interior, en la zona acristalada que rodea la torre del Homenaje existe una gran mesa que se utilizó para la firma de los acuerdos entre Franco y Salazar. Subimos la torre del Homenaje y nos comentó que desde tiempo inmemorial los alcaides de la ciudad fueron casi siempre de la familia Aguila. La parte baja de la torre la ocupa el salón Imperial que es donde cenamos con una inmejorable atención por parte del personal del parador. Todo muy agradable, hoy el tiempo nos ha respetado y no ha llovido. Se celebra también el 90 aniversario de la fundación de Paradores.

            El día 14 amanece lloviendo. Después de desayunar salimos con la guía y nuestros paraguas a recorrer Ciudad Rodrigo. El rey Fernando II fué el que repobló la ciudad y mandó construir la Catedral. La muralla la rodea y puede pasearse circularmente a excepción del trozo que ocupa la fortaleza y que ahora es el parador.

            Iniciamos el paseo por el barrio judio donde estuvo la Sinagoga y hoy está el hospital público mas antiguo del mundo en funcionamiento, de ahí pasamos a visitar Correos, que fué la casa de los Vázquez, con entrada en ángulo, escudo torcido a la “valona” y en su interior dos ricos artesonados y escalera de azulejos sevillanos. Enfrente, el convento de San Agustín con escudo enorme de los Chávez. Por la calle de San Juan entramos en la Plaza Mayor donde  paramos, refugiándonos de la lluvia, en los soportales del Ayuntamiento, edificio renacentista con una torreta en la esquina muy bonita. En esta plaza, rectangular y muy amplia, vemos otros edificios importantes entre los que destaca la casa del Marqués de Cerralbo, con friso plateresco y dos escudos “a la valona”.

            Seguimos a la plaza del Buen Alcalde (José Manuel Sanchez Arjona de Velasco) de estilo andaluz, donde desde 1475 todos los martes hay mercado concedido por los reyes Católicos. Enfrente la casa “del millon”

            En la plaza del Conde hay tres edificios memorables, el mejor el palacio de los Castro, gótico con dos columna rematadas con leones que están en el escudo de los Piedra y que es ahora un hotel.

            Pasamos por la capilla de Cerralbo con grandes escudos en marmol de Carrara camino de la catedral. Esta es románica de transición al gótico y en la fachada tiene un friso con personajes del Antiguo Testamento. Lo primero que visitamos es el claustro con capiteles muy trabajados pero con una reconstruccion de dudoso gusto. Dos crujias son del XIV y en la tercera que es del XVI hay una puerta plateresca muy bonita para salir al jardín. Entramos en la catedral, enfrente los laterales del coro con cresterias platerescas, a la derecha hay un enterramiento de los Chavez en alabastro. Las paredes de la fachada de la catedral están llenas de impactos de balas de cañón de los franceses en 1810 y del interior se llevaron casi todo: el altar mayor de plata y las tablas del retablo de Fernando Gallego; ahora hay una virgen de Mena procedente de otra iglesia. Queda el coro de nogal de Rodrigo Alemán, dos órganos que funcionan y sobretodo el preciosísimo Pórtico del Perdón en el que vemos un video.

            Salimos de la catedral y sigue lloviendo. En la Plaza de Salvador vemos el palacio de los Miranda y el de la Marquesa de Cartago. Acabamos la visita en el palacio de los Aguila o del Príncipe, el mas grande de Ciudad Rodrigo con 5000 m2 de superficie. Hoy es del Ministerio de Cultura y hay exposiciones temporales. Entramos en el patio plateresco porticado. Los Aguila, que antes fueron Calderón de la Barca, fueron los alcaides de la fortaleza hoy parador.

            Tras una breve parada en el parador nos vamos al autobús camino de La Alberca. Cuando llegamos diluviaba, subimos como pudimos al restaurante El Encuentro y alguno llegó algo más que mojado. Una buena comida y llovía tanto que se tuvo que anular la visita al pueblo y los dueños del restaurante nos bajaron hasta el autobús en sus coches. Como era lógico se anuló tambien la visita a la Peña de Francia y a cambio fuimos a Mogarraz, parando en Ibéricos Calama donde probamos sus productos y hubo ocasión de comprar sus embutidos.

            Como sólo lloviznaba un grupo de atrevidos nos fuimos con la guía a conocer el pueblo, llegando hasta la Plaza Mayor. Con una arquitectura similar a la de la Alberca, aunque mas altos los edificios, tiene una decoración muy singular: en 1967, 364 habitantes mayores de edad de este pueblo estaban sin documentar y se hicieron fotos para el DNI. Utilizando este archivo fotográfico, Florencio Maillo empezó a hacer pinturas de los hombres y mujeres, en gran formato, y a colocarlas en las fachadas de sus casa y lo que empezó siendo una exposición temporal se convirtió en permanente, y un elemento diferenciador del pueblo.

            A la vuelta al parador nos esperaba un caldo calentito y la cena.

            El día 15 no llueve: bajamos caminando hasta el autobús, dándole el último vistazo a la ciudad, y salimos a las 10 horas camino de Alba de Tormes. Vamos directamente a la torre del Homenaje de la antigua fortaleza de los Duques de Alba, convertida posteriormente en gran palacio, cuyos contornos se están ahora recuperando.Visitamos el Torreón hoy convertido en museo, donde se conservan piezas sorprendentes y en el primer piso los frescos murales sobre la batalla de Mühlberg entre las tropas del emperador Carlos V al mando del gran Duque de Alba y las protestantes dirigidas por el duque de Sajonia. Algunos subimos al mirador que corona el torreón y pudimos observar el pueblo y por las excavaciones arqueológicas el gran tamaño que tenía el palacio.

            Desde el torreón nos dirigimos a la plaza de Santa Teresa, y entramos al Museo Teresiano, con esculturas de la Santa y reliquias de la San Juan de la Cruz. A las 13h hay misa del Peregrino en el convento de la Asunción de las madres Carmelitas. Asistimos a ella  y el sacerdote nombra a AMBE entre los peregrinos asistentes y es que este año y hasta el 15 de octubre de 2018 se celebra el Primer Jubileo Teresiano. Santa Teresa llegó aquí a fundar este monasterio en 1571 y murió 11 años después. Por ello aquí reposan sus restos en una urna en el centro del retablo. Como curiosidad se rezó el Padrenuestro en latín, lo que a muchos nos llevó a nuestros años jovenes.

            A la salida visitamos a un alfarero que nos muestra sus habilidades y seguimos a la plaza Mayor donde está el templo románico-mudejar de San Juan, hoy museo, con un Apostolado románico del siglo XII en piedra policromada, impresionante, y una Virgen también del siglo XII.

            Bajamos hacia el autobús que está al lado de la Basílica inacabada de Santa Teresa, y cruzamos el puente sobre el Tormes para ir a comer al Restaurante América, donde comemos estupendamente. Rafael, nuestro vicepresidente y responsable de lo bien que a salido el viaje y que nos ha atendido y cuidado como un padre, nos obsequia como despedida con un regalo en forma de producto típico comestible (colorado por mas señas) y todos contentos salimos hacia Madrid a las 17,30 h. Con la petición y promesa de organizar una excursión a Bejar para visitar la Peña de Francia y la Alberca, llegamos a Madrid felizmente  a las 21 horas.

 

          María Teresa Lauzurica

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Asociacion de Mayores del Barrio de la Estrella

Página web creada con 1&1 IONOS Mi Web.